Mayonesa, receta, origen, cine y guerra

Mayonesa, receta, origen, cine y guerra

Con la llegada del verano, la salsa mayonesa o mahonesa, como prefieras llamarla, se convierte en un gran aliado de nuestra cocina veraniega. A las múltiples variedades de ensalada con las que se puede mezclar, se añaden un sinfín de posibilidades: carnes, pescados, sandwiches, pasta y, a pesar de los despectivos comentarios de los protagonistas de la afamada película de Quentin Tarantino, Pulp Fiction, hay muchos que la añaden a las patatas fritas.

Qué se lo digan a los belgas y sus famosos conos de french fries aderezados con esta salsa,  que venden por todas partes. De hecho, ellos se vanaglorian de haberlas inventado. Tienen hasta un Museo de la Patata Frita, y se quejan muy y mucho de que este mérito se lo atribuyan a los franceses, por eso de su nombre más internacional, french fries. Algo que tiene su origen en un soldado americano que, en la Primera Guerra Mundial,  las bautizó así al recibirlas de un belga que hablaba en francés y que por supuesto las aderezaba con mahonesa.  

Si seguimos con lo que nos ocupa, la mahonesa, su origen procede de España, aunque también el eco internacional se consiguió con los franceses.

Un libro de recetas del siglo XIV ya alude a una receta bastante similiar, denominándola all-i-olí, en catalán. Y parece que esta salsa balear ya se utilizaba también en la Corona de Aragón. Quién y dónde se inventó la mayonesa se quedaría entonces, por estos lares.

Cuando en 1756, el  Mariscal Richelieu  ataca Mahón y los franceses invaden la isla, prueban la salsa all-i-oli, y como les gustó tanto la copiaron, quitándole el ajo tan típico español, pero menos apreciado fuera, y al resultado lo llamaron mahonnaise, por provenir de Mahón.

Y, aunque ahora, podemos encontrarla y comprarla en cualquier parte, nunca sabrá igual si la elaboramos en casa y con un buen aove.

Es sencilla, rápida y sabrosa. Aquí tenéis una receta que os costará menos tiempo y dinero que si la compráis fuera, y el resultado, para chuparse los dedos:

Ingredientes:

– 200 ml de aceite de oliva virgen extra o suave Sandúa, según el gusto que queráis aportar a la salsa

– Un huevo grande
– Zumo de medio limón. Un par de cucharadas.
– Una pizca de sal

Es importante no elaborar mucha salsa porque al no llevar conservantes, hay que consumirla en un par de días y guardarla en el frigorífico.

También hay que prevenir posibles salmonelosis procedentes del huevo, lavándolo antes, porque es en la cáscara donde se depositan las bacterias y sacarlo del frigorífico, justo antes de hacer la mahonesa.

Para no agotarnos en el intento, lo ideal es hacer la salsa con una batidora de brazo. Primero echamos en el vaso de la batidora el aceite de oliva, luego el huevo, una pizca de sal y el zumo de limón.

Primero batimos a velocidad lenta hasta que veamos que la mezcla empieza a emulsionar, después, cuando ha adquirido más consistencia, empezamos a subir y bajar el brazo de la batidora, sin dejar de batir, hasta que se encuentre en su punto de grosor.

La probamos y añadimos sal si es necesario y ya está, lista para comer!

Si no te gusta el sabor intenso del aceite de oliva virgen extra en esta salsa, prueba con el aceite de oliva suave o con el de girasol.

Y para comprar aceite de oliva online al mejor precio, no dudes en visitar nuestra tienda online que incluye una extensa gama de aceites 100% saludables.

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies ACEPTAR

Aviso de cookies