El aceite de oliva también se congela

Es cierto, el aceite de oliva también se congela. Como cualquier otro producto natural, sometido a determinadas temperaturas se congela. El aceite puede cambiar de estado, y, por ello, no pierde ninguna de sus propiedades, ni cualidades gastronómicas. Para recuperar su estado líquido normal, sólo es necesario aumentar la temperatura.  Así de sencillo.

Sin embargo, a muchos consumidores les preocupa el aspecto que presenta y surgen las preguntas ¿por qué se solidifica el aceite de oliva? ¿De dónde vienen esos posos en el aceite de oliva virgen extra? o ¿por qué el aceite de oliva se cuaja? Aquí os vamos a responder a estas cuestiones que tienen una explicación muy sencilla, debida a la composición misma de este producto natural.