Recetas
Tortilla de patatas, la receta que te faltaba para que salga perfecta

Tortilla de patatas, la receta que te faltaba para que salga perfecta

Si hay un plato de nuestra gastronomía que se preste a mil versiones, diferentes gustos y además, siempre triunfa, esa es la tortilla de patatas.

Que si cuajada o menos cuajada, con patata gruesa o fina, con o sin cebolla, con chorizo, jamón, bacalao, setas, vegetal…Se puede decir que admite todo este plato nuestro tan internacional y a la par tan sencillo por sus ingredientes: huevo, patatas y aceite; pero con cierta complicación para que salga perfecta, según el hábil manejo de cada chef.

Para acabar con las dudas, te aclaramos paso a paso cómo elaborar la receta de tortilla de patatas tradicional para que te quede perfecta y con algún que otro truco que te va a venir de maravilla.

Esperamos que así superes la sublime tortilla de patatas de tu abuela, madre, padre o la de ese bar al que acudes a tomarla de desayuno, aperitivo, merienda o cena!

Y te la puedas llevar de picnic a la playa o al campo, como siempre hemos hecho, o en casita, donde no quedarán ni las migas.

Cómo preparar una tortilla de patatas tradicional para 4. Ingredientes:

-3 patatas medianas

-4 Huevos grandes xl.

-1 cebolla pequeña picada

-Aceite de oliva virgen extra Gran Selección Sandúa

Nos hemos atrevido a sugerirte las medidas de los ingredientes por si eres muy novato, pero que sepas que puedes alterar las cantidades, en función de si la quieres más jugosa (más huevos) o menos (más patata). Lo de la cebolla es muy personal, va por gustos, así que la añades o no en función de eso.

Ahora sí, nos metemos en faena:

1-Pela las patatas y pásalas por el grifo. Después las secas. Corta las patatas lo más igual que puedas en láminas que no sean muy gruesas.

Hay quien las cortas en tacos, lo que suele llevar a que se deshagan al freir; o en trozos que también es un buena opción, pero sucede que al ser irregulares no todas se fríen por igual.

2-Elige una sartén de pared alta para freír las patatas. Que sea antiadherente para que no se peguen y las patatas se conviertan en una masa incomible. Esta decisión es bastante crucial, tenlo en cuenta. Una mala sartén te puede arruinar la mejor tortilla.

3-Coloca una cantidad importante de aceite, para que cubra las patatas, y deja que se caliente. El aceite escogido es un oliva virgen extra Gran Selección de Sandúa. Tiene un sabor intenso porque es un puro zumo de aceituna de diferentes variedades.

Si no te gusta que la tortilla tenga ese sabor, escoge un aceite de orujo Sandúa o incluso un aceite de girasol alto oleico, especial para freír de Sandúa. Tienen una aroma y sabor neutro, son aceites saludables y los más recomendables para frituras, ya que resisten altas temperaturas.

Una vez caliente el aceite, que no humee para evitar que se altere y pierda propiedades, coloca las patatas extendidas por la sartén, para que no se amontonen unas sobre otras. Si ocurre esto, se cocerán, no se freirán.

Dependiendo del tamaño de la sartén, es posible que tengas que hacer dos tandas de fritura. En general, el tiempo de freír unas patatas suele ser de unos 20 minutos. Al terminar escúrrelas para que suelten aceite de más ponles la sal.

4-Pica la cebollas y dórala en el aceite donde has frito las patatas.

5-Mientras se fríen las patatas, bate en un bol grande los huevos y después sumerge en ellos las patatas y la cebolla. Deja que repose todo unos minutos para que coja sabor.

6-Pasado este tiempo, en la misma sartén donde has frito las patatas, pero con sólo un poco de aceite caliente, echa la mezcla de huevos, patatas y aceite. Pon el fuego a media temperatura y deja que se vaya cuajando. El punto lo decides tú. Si quieres que quede jugosa, bastan no más de 4 minutos, sino espera un poco más y ten cuidado de que no se queme, bajando un poco el calor.

7-La vuelta de la tortilla es quizá uno de los momentos más críticos. Lo importante es que te hagas con una superficie plana, plato, tapa o incluso otra sartén que abarque todo el diámetro. Primero tapa la sartén y con un movimiento rápido dale la vuelta y vuelve a depositarla en la sartén, deslizándola, para que se haga por el otro lado.

Puedes apagar el fuego, porque con el calor residual es suficiente para terminar de hacer la tortilla. Y voilá, ya tienes lista una tortilla de patata o española para 4 en un santiamén.

¿Quieres conocer algunos trucos para que la tortilla de patata te salga más jugosa y sabrosa? Aquí tienes unos cuantos:

1-Puedes sustituir la cebolla dorada por una caramelizada. El sabor dulce de este guiso le va que ni pintado a la tortilla.

2-Los ingredientes elegidos para la tortilla sí que importan. Las patatas deben ser las indicadas para freír y el aceite que sea de calidad. Nuestra recomendación aceite de oliva Gran Selección Sandúa, aporta un excelente sabor final, te lo aseguramos

3-Es muy posible que el mayor o menor cuajado de la tortilla de patatas sea el punto más importante. Así que vigila este paso. Más tiempo o menos tiempo al fuego, o más o menos huevos, según el gusto.

4-Utiliza huevos camperos, además de ese color amarillo intenso, el sabor que aportan lo merecen.

5-Junto a la sal, añade pimienta en polvo a las patatas, ese toque mejora el resultado final.

6-Si te aficionas a hacer tortilla de patatas casera, existen sartenes dobles pensadas precisamente para dar la vuelta a la tortilla!

Con esta receta de tortilla de patatas jugosa y esponjosa no tienes excusa para elaborarla en casa e imitar esas otras que te han gustado tanto!  


Esta página web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando en nuestro sitio web, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies