Noticias

Sabes qué tipo de aceite le va a cada plato?

 

Por lo general, estamos acostumbrados a consumir aceite de oliva, sin preguntarnos más. Sin embargo, el mundo del aceite se asemeja mucho al del vino, donde las variedades de uva determinan el sabor el color y el aroma. En el caso del aceite, ocurre lo mismo. Según la variedad de aceituna con la que se elabore, el resultado y sabor que se obtiene es completamente diferente.

 En un país que posee la mayor extensión de olivos del mundo, líder en producción, comercialización y exportación de aceites de oliva, la cantidad de tipos de aceituna que existen en España tampoco va a la zaga, en torno a 262 tipos

 Las formas de comercialización de aceite de oliva son básicamente dos, en ‘coupage’ donde se mezclan diferentes tipos de aceituna para conseguir el mejor sabor o ‘monovarietales’, que sólo emplean una variedad de aceituna.

 La forma más extendida de comercialización es la de coupage, ya que los olivareros suelen cultivar diferentes tipos de aceituna y crean una cooperativa para moler el aceite que luego venderán. Con la aparición de pequeñas almazaras con menores extensiones de cultivo, que controlan el tipo de aceituna que cultivan y las muelen por separado, surgen los monovarietales, en los que se aprecia de forma destacada el sabor propio de cada variedad de oliva. De este modo, su aporte a la cocina y a los platos a los que acompañen los hacen un complemento único. 

 Aquí os presentamos una relación de las variedades de aceituna, con las que se suelen elaborar los monovarietales más conocidos y los platos con lo que el maridaje se aconseja como más óptimo:

 Arbequina. Es una variedad de aceituna propia de Tarragona, Lérida y el Alto Aragón. Por sus características resulta apta para las plantaciones muy intensivas y el cultivo mecanizado, por lo que su cultivo ya se ha extendido a casi todas las zonas productoras de España.

De aroma afrutado, con notas de manzana, plátano y almendra, el aceite de arbequina resulta dulce y suave. No deja sensación de picor y amargor.

Este sabor lo hace indicado para acompañar alimentos suaves, como pescados cocidos o a la plancha, ensaladas, salsas y elaboración de postres, bizcochos y masas, etc.

 Cornicabra. Se cultiva sobre todo en Toledo, Ciudad Real, Madrid, Cáceres y Badajoz y crece de forma lenta. Es la segunda variedad de aceituna más cultivada en España y posee un crecimiento lento.

El aceite de oliva de cornicabra es muy aromático, con notas de manzana y hierbas como hojas de olivo y almendra. Su amargor es ligero y el picor más intenso.

Resulta idóneo para acompañar platos en los que queramos dar presencia al aceite, como ensaladas, verduras, aliños, salsas, guisos y estofados o asados de cordero, cochinillo, etc.

También constituye un buen acompañamiento con los encurtidos y escabeches.

 Hojiblanca. De cultivo mayoritario en Córdoba, Málaga y Sevilla. En su aroma se distingue la hierba, la alcachofa y plantas aromáticas. En boca es dulce, para pasar a un ligero amargor y finalizar con picante.

Por su personalidad es ideal para acompañar platos como pasta, carpaccios, verduras, cremas de verduras, gazpacho y salmorejo, pescados, etc.

 Picual. Se encuentra sobre todo en las provincias de Córdoba, Jaén y Granada. Es la variedad de aceituna que más se cultiva en España. Por su elevada estabilidad es muy apreciado en la cocina porque presenta una gran resistencia frente a las altas temperaturas.

 Con mucho cuerpo y personalidad, esta variedad de aceite presenta notas destacadas de hoja de olivo e higera y tomate verde. En boca se hace patente su ligero picor y amargor.

 Por su sabor tan destacado marida bien con embutidos y quesos y platos intensos como estofados, potajes o arroces y también en vinagretas y aliños. Además, resulta idóneo para acompañar a otros alimentos más ligeros sensorialmente y aportarles un toque de sabor, como las ensaladas, emulsiones, huevos, etc.

 Empeltre. Su cultivo es mayoritario en toda la zona del Valle del Ebro, lo que incluye sobre todo a Cataluña, Aragón, Navarra y La Rioja.

De esta aceituna se obtiene un aceite dulce y suave, sin casi amargor, ni picor. El aroma es afrutado y con notas de almendra.

Por su suavidad, resalta el sabor del ingrediente principal, por lo que acompaña bien a ensaladas, pescados, queso, sopas y purés. También es un buen aliado en la elaboración de postres de todo tipo.

 

 

 


Esta página web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando en nuestro sitio web, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies