Recetas

Buñuelos de viento para celebrar Todos los Santos

 

El fuego crepita en la chimenea, y en el silencio de la noche, se oye el viento golpear en la ventana, mientras ojeamos, no sin miedo, ‘El Monte de la ánimas’ de las famosas Rimas y Leyendas, de Gustavo Adolfo Bécquer.  Sí, ha llegado un año más la terrorífica Noche de Difuntos. Tan nuestra como olvidada debido a la arrasadora irrupción de esa versión americana, conocida como Halloween.

Menos mal que al día siguiente, sí que seguimos celebrando con ganas el día de Todos los Santos y por ello os proponemos esta receta tradicional de buñuelos de viento con aceite de oliva, para disfrutarlos en familia.

Es una receta clásica, que gusta a todo el mundo, y que resulta muy sencilla de elaborar.

Ingredientes:

140 ml. de leche

50 gr., de mantequilla

120 gr. de harina

Medio sobre de levadura

3 huevos

Aceite de oliva Sandúa Sabor Suave

1 cucharita pequeña de sal

Azúcar glass

Canela en rama

Corteza de limón

 Elaboración:

Ponemos en un cazo a hervir, la leche, el agua, la mantequilla y la sal, con la rama de canela y la corteza de limón. Cuando comience a hervir añadimos la harina poco a poco, a la que habremos incorporado la levadura y vamos removiendo a fuego suave, para que se disuelva por completo sin que quede ningún grumo.

Retiramos el cazo del fuego y vamos añadiendo los huevos de uno en uno para que se mezclen perfectamente a la masa. Cuando todos estos ingredientes estén perfectamente integrados en la masa, podemos comenzar a elaborar los buñuelos.

Ponemos a calentar abundante aceite de oliva en una sartén. Es importante que elijamos un aceite de oliva sabor suave como el que tiene Sandúa ya que aporta toda la calidad en la y propiedades del aceite de oliva, respetando el sabor propio del postre.

Mientras el aceite se calienta, vamos haciendo bolas de la masa con la ayuda de dos cucharas no muy grandes y las depositamos en el aceite caliente. Notaremos que las bolas se van hinchando y flotan. Se tienen que dorar bien por todos los lados para que la masa quede bien hecha por dentro.

Cuando las vayamos sacando de la sartén,  se deja escurrir la grasa sobrante sobre un papel de cocina absorbente.

Luego las colocamos en una fuente y espolvoreamos con azúcar glass y algo de canela. Al gusto.

También los podéis rellenar de crema pastelera o nata, como prefiráis. En cualquier caso, los buñuelos de viento acompañados de un chocolate caliente, son irresistibles.


Esta página web utiliza cookies para ofrecer la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando en nuestro sitio web, está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies