Recetas

Receta fácil de bizcocho de zanahoria casero

 

 

El bizcocho, tarta o torta de zanahoria, es decir, el clásico carrot cake americano está de moda. Es una alternativa al bizcocho tradicional de yogur e igual de fácil de preparar, pero con la  ventaja de que resulta más jugoso y añades las propiedades beneficiosas de las zanahorias y las nueces.

Así que toma nota de esta receta fácil y sencilla para preparar un bizcocho de zanahoria y yogur casero, con el que alegrarás los desayunos y meriendas de los niños pero también de los adultos, de una forma más sana que con la bollería industrial.

Además, consigues que introduzcan en su dieta ingredientes saludables y con grandes propiedades para nuestro organismo como las zanahorias y las nueces.

La zanahoria es rica en betacarotenos  que protegen de la retina, de la prevención de cataratas y estimulan la melanina que nos ayuda a ponernos morenos. Además, son ricas en potasio y fósforo, beneficioso para el cerebro y por su aporte de vitamina A, fortalece pelo y uñas.

Las nueces son buenas para reducir la presión arterial, combatir el colesterol y actúan como antioxidantes para prevenir el envejecimiento.

Bueno, pues ya tienes más razones para saber cómo elaborar un bizcocho de zanahoria casero.

Ingredientes para preparar la receta de bizcocho de zanahoria fácil

1 yogur natural

3 huevos grandes

Harina. 3 vasos de yogur  

Azúcar blanco o moreno. 2 vasos de yogur

Aceite de oliva o de girasol Sandúa (1 medida de yogur)

1 sobre de levadura en polvo

200 gr de zanahoria (2-3 zanahorias según tamaño)

30 gr de nueces troceadas

1 cucharada de canela en polvo.

Ralladura de piel de naranja o de limón

 Cobertura:

Queso cremoso de untar. 250 gr.

Azúcar glas. 100 gr.

 

Cómo elaborar el bizcocho de zanahoria y nueces casero paso a paso:

  Precalienta el horno a 180º. No hay que olvidarse de este paso!

  Pela y lava las zanahorias y las rallas con una trituradora o picadora. La que suele venir de complemento con la batidora de siempre y sus cuchillas a parte, lo hace estupendamente.

 Trocea las nueces con la misma picadora. Lo puedes hacer a la vez que con las zanahorias o sencillamente con las manos en trozos pequeños. Que las nueces se noten en el bizcocho, queda muy rico, pero, claro, es cuestión de gustos.

  En un bol grande, mezcla las dos medidas de azúcar del yogur con los tres huevos grandes y bate hasta que quede una salsa homogénea, bien integrada. Y añade la ralladura de naranja. Truco de cocina: este cítrico marida mejor con la zanahoria, pero si no tienes, emplea el limón.

Puedes elegir entre azúcar blanco o moreno. Este último siempre va a dar mejor sabor al postre, más intensidad.

  A esta mezcla, incorpora el yogur natural que has reservado, el aceite Sandúa, la harina y el sobre de levadura química.

Puedes elegir entre aceite de oliva o de girasol, dependiendo de si te gusta que el sabor se note o no en el bizcocho.

En este caso, te recomendamos que uses el de girasol porque no tapará el sabor de la zanahoria, que es lo que da originalidad a este postre. En cambio, en un bizcocho clásico de yogur el aroma que imprime el aceite de oliva, realza el conjunto y lo hace más sabroso. 

En cualquier caso, Sandúa te garantiza que cualquiera de las dos variedades son aceites saludables y de calidad, según la forma de trabajar que tiene la empresa Navarra, desde hace más de 40 años.

Consejo: Cuando añadas la harina, si la tamizas, evitarás la formación de grumos en la masa y el bizcocho quedará más esponjoso. Para saber cómo tamizar harina fácil sólo tienes que utilizar un colador grande de poro fino, por el que irás echando la harina junto con la levadura.

  Cuando la masa esté perfectamente homogénea y sin grumos, bien batida, agregas la zanahoria con las nueces y un poquito de canela. Remueves el conjunto para que quede bien integrado.

  Incorpora la masa al molde que sueles utilizar para los bizcochos. Si cuentas con los de silicona, te evitarás untarlo de mantequilla o aceite para que no se pegue. Es una ventaja.

Hornea el bizcocho de zanahora y nueces durante media hora aproximadamente a 180º. Antes de sacar, comprueba con la punta de un cuchillo que esté bien hecho.

Esperas a que se enfríe para desmoldar.

Cobertura para el bizcocho de zanahoria y nueces

La cobertura clásica de este bizcocho es la de queso cremoso batido con azúcar. Para ello sólo tienes que mezclar el queso tipo Philladelphia con el azúcar glas y batirlo concienzudamente hasta que alcance un punto cremoso.

Cuando el bizcocho esté frío, colocas por encima la cobertura de queso y decoras con nueces peleadas y partidas.

Si lo del queso no te va, otra opción es cubrir la tarta de zanahoria con chocolate negro, derretido con un poco de aceite de oliva o de girasol, que siempre será más saludable que con mantequilla y evitas las grasas saturadas.

Y la última posibilidad, es tomar el bizcocho sin cobertura alguna. Qué también está delicioso y no necesita mucho más!

Como ves este bizcocho es versátil. Porque incluso puede convertirse en tarta de zanahoria, si lo que quieres es algo diferente para una celebración infantil o de adultos.  Para ello, sólo tienes que esperar a que se enfríe, partirlo horizontalmente en 2 ó 3 capas, según grosor y rellenar con la crema de queso y azúcar, o con otra que te guste más.

 Y, recuerda que si quieres comprar aceite de navarra online lo puedes hacer a través de nuestra tienda, de forma fácil y sencilla y a los mejores precios.

Sandúa te ofrece una amplia variedad de aceites saludables, entre los que se encuentran aceite de oliva virgen extra, un puro zumo de aceituna; aceite de oliva intenso y suave; aceite de girasol y girasol alto oleico y otras variedades de aceites vegetales de máxima calidad.

También te pueden gustar estas otras recetas sanas y saludables de Sandúa: 

Receta fácil de pantera rosa casera

Receta de crema de chocolate con avellanas