Recetas

Estofado de toro

El estofado de toro es un plato típico del verano nacional. Tras las corridas de toros, la carne se pone a la venta en las carnicerías y podemos elaborar con ella una de nuestras mejores recetas gastronómicas. Si bien, no todo el toro que consumimos es toro lidiado. Algunos toros de lidia acaban directamente en el matadero, por lo que su carne es más blanda al no estar sometida al estrés de la plaza.

Con todo, el estofado de toro es un plato con numerosas virtudes aunque muchas de ellas desconocidas. A su buen precio, se suman sus cualidades nutricionales. El hecho de que el toro sea criado de forma libre en el campo, con alimentación natural, de forma sostenible y con total respeto hacia el medioambiente y hacia el animal, significa que se le pueda denominar como ganadería ecológica. Además, es una carne con poca grasa, baja en calorías, con un alto contenido en grasas poliinsaturadas como Omega 3 y gran aporte de vitamina E. En resumen, un plato muy saludable y si es casero, mejor! Aquí os contamos como elaborar esta receta que es muy fácil y sencilla. 

Vayamos con los ingredientes:

1Kg y medio de carne de toro

1 cebolla

3 zanahorias

1 pimiento rojo

2 dientes ajos

750 ml vino tinto

1/2 l caldo de carne

2 hojas laurel

Sal y pimienta

Harina para rebozar

Aceite de oliva Gran Selección Sandúa

Elaboración:

En primer lugar, troceamos la carne, si no lo han hecho previamente en la carnicería, y la condimentamos con sal y pimienta al gusto. Después la pasamos por harina y la freimos en una cazuela, preferentemente de barro, donde vayamos a elaborar el guiso, con aceite de oliva virgen extra Gran Selección Sandúa. Se trata de un aceite, puro zumo de aceituna de diferentes variedades como picual, hojiblanca, etc., que le aportará un gran sabor además de las cualidades propias del virgen extra.

Retiramos la carne y en ese mismo aceite, pochamos las verduras cortadas, cebolla, pimiento, ajo y zanahoria. También podemos añadir otras que tengamos en casa, como puerros, por ejemplo. Agregamos también el laurel. Dejamos que se cocinen las verduras hasta que se pongan blandas.

Cuando estén en su punto, añadimos la carne de toro y cubrimos con el vino tinto y el caldo de carne. En el momento en que hierva comenzará a aparecer espuma. La retiramos y bajamos el fuego para que se vaya cociendo lentamente en su jugo la carne, durante unas tres horas. Sabremos que la carne está hecha cuando se separe del hueso fácilmente.

Llegado este punto, retiramos los trozos de carne en la fuente a servir y el resto lo trituramos para servir como salsa, que echaremos por encima.

Puedes decorar con hojas de perejil, laurel o alguna otra hierba aromática. Ya está listo para disfrutar este plato casero tan apetitoso