Recetas

Ensalada de sandía con Sandúa

 

En estos días tan calurosos necesitamos alimentos que nos hidraten. Así que os proponemos un plato super refrescantes y bajo en calorías. Una original ensalada de sandía, aprovechando que ya están empezando a llegar al mercado la variada y sabrosa fruta veraniega.

Además, por sus cualidades, la sandía es una fruta muy recomendable para todos. Tiene un alto poder diurético, lo que nos ayuda a eliminar líquidos y es rica en antioxidantes, vitaminas y minerales que resultan beneficiosos para el corazón, para aliviar el reuma e incluso para prevenir determinados tipos de cáncer.

Esta receta es muy fácil de elaborar, te llevará poco tiempo y los ingredientes a utilizar son muy comunes, ya verás:  

-Medio kg., de sandía

-Un bote pequeño de brotes de soja

-Un par de rabanitos

-Hojas de lechuga, canónigos o rúcula

-Queso fresco, tipo feta

-Salsa vinagreta con: mostaza en grano de Dijon,  aceite de oliva virgen extra arbequina Capricho Navarro, zumo de limón y sal.

Empezaremos esta ensalada preparando la vinagreta, para que la sandía se mantenga fresquita en el frigorífico.

Ve mezclando los ingredientes de la vinagreta. Un par de cucharadas de mostaza en grano y un poco de zumo de limón hasta que vayan emulsionando. Después añade poco a poco el aceite de oliva virgen extra Capricho Navarro Arbequina. Es una variedad de aceite de gran calidad, puro zumo de aceituna, de sabor suave, afrutado que casa muy bien con la sandía. Vete batiendo los ingredientes para lograr una unión de salsa fina y a continuación añade sal al gusto. Reserva.

Ahora toca cortar la sandía en tacos. Retira la corteza  y las pepitas y utiliza para la ensalada la parte roja y dura, para que no se deshaga en la ensalada.

Limpia varias hojas de lechuga y trocéalas. También puedes cambiar la lechuga por brotes de canónigos o rúcula, si te gusta más. Y añádelo a la sandía. Haz lo mismo con los rabanitos. Lávalos y cortalos en cuatro partes para juntar a lo anterior.

Después trocea el queso fresco tipo feta e incorpóralo. Si no dispones de este tipo de queso, una alternativa es añadir queso rallado en hilos finos de una variedad suave, tipo mozzarella.

Por último, agrega los brotes de soja y rocía todo con la vinagreta.

Ya tienes un plato original y refrescante para servir en los días más calurosos del verano. A disfrutarlo!