Recetas

Salmón de temporada con limón

  

 

Nos encontramos en plena temporada de pesca del salmón en Navarra. Sólo dura hasta el próximo 31 de julio o hasta que se capture el ejemplar número 78, así que vamos a aprovecharla para sugerirte una sencilla receta de Salmón con limón y aceite de oliva virgen extra, que podrás hacer en un periquete.

 

 

El salmón es un pescado azul con grandes propiedades nutricionales. Además de su aporte nutritivo es rico en vitaminas y en ácidos grasos omega-3. Grasas que resultan beneficiosas para nuestro organismo porque ayudan a proteger nuestro sistema  cardiovascular.

Para conservar sus propiedades, la forma idónea de prepararlo es a la plancha o al horno. Cocido o frito pierde gran parte de sus atributos porque corremos el riesgo de oxidar sus grasas esenciales.

Por eso, aquí te proponemos una sencilla receta al horno, para la que necesitarás los siguientes ingredientes:

- Un buen trozo de salmón, cortado grueso

- Dos limones cortados en rodajas
- Pimienta (preferiblemente negra)
- Sal gruesa o en escamas
- Aceite de oliva virgen extra Gran Selección Sandúa
- Hierba aromática como eneldo o hierbas provenzales

En la pescadería, elige un buen trozo de salmón que esté fresco y pide que lo corten grueso, para que no se reseque al horno y quede jugoso por dentro. Limpia el salmón bajo el grifo para quitarle posibles restos y escúrrelo bien.

En el fondo de la bandeja de horno donde vayamos a ponerlo, coloca las rodajas del  limón y encima el trozo de salmón abierto con la piel hacia abajo. Por encima le echamos el zumo de un limón y condimentamos el salmón con sal gruesa o en escamas. También le añadimos un chorrito de aceite de oliva virgen extra Sandúa. Un coupage de aceitunas de tipo picual y hojiblanca entre otras, que le aportará un gran sabor y todas las propiedades de un virgen extra que resulta del puro zumo de aceituna.

En cuanto a la piel del salmón es mejor no quitársela, para que quede más sabroso y no se reseque con el calor del horno. Después se la puedes retirar y también las espinas que, aunque tiene pocas, resulta más sencillo quitarlas una vez horneado el salmón.

Antes de asar el pescado, precalienta el horno a 180º. Cuando ya esté caliente introducimos la fuente con el salmón y horneamos, sin aire para que no se reseque, unos 15 minutos dependiendo del tamaño y grosor de la pieza. Es importante no pasarnos, para evitar que quede seco. Por dentro tiene que estar jugoso y tierno, para poder disfrutar al máximo de este plato tan sabroso.

Al servir, podemos añadirle otro chorrito de aceite virgen extra Sandúa Gran Selección y la hierba aromática elegida. El eneldo es la que mejor casa con este tipo de pescado.

Y como acompañante del plato, unas verduritas a la plancha o al horno o una ensalada y ya tienes listo un menú de primavera fresco y sano para todos.