Recetas

Crema de cacao con avellanas y aceite de oliva

 

La crema de cacao es posiblemente la merienda más demandada por nuestros chavales, sin embargo, son muchas las voces de alarma que surgen con los productos de este tipo, que compramos en el supermercado. Poseen un gran contenido en aceite de palma, una grasa de tipo saturado causante del incremento de los niveles de colesterol malo y de propiciar enfermedades cardiovasculares. A esto se añade, su elevado contenido en azúcar y, por contra, su escaso contenido en cacao o avellanas, que debieran de ser, precisamente, sus componentes principales.

 

Nuestro consejo es que leas detenidamente las etiquetas de todos aquellos alimentos envasados que compras para darte cuenta de lo diferente que puede ser lo que contiene a la imagen que presenta el producto. Una crema de bogavante que posee un 1% de este marisco; una leche de almendras con un 2% de almendra, y podríamos continuar de esta manera con muchos de los mal denominados como 'alimentos'. Así, que estate atento a las etiquetas, y sabrás exactamente lo que vas a comer.

Por todo esto, queremos hacerte llegar una receta sencilla para elaborar una verdadera crema de cacao con avellanas. En ella vamos a sustituir el dañino aceite de palma por aceite de oliva, la grasa más saludable que existe y al que cada día se le descubren nuevas propiedades beneficiosas para la salud (cáncer, huesos, presión arterial, etc.). De esta manera vamos a elaborar una crema de cacao lo más sana posible.

Ingredientes

  • 150 g de avellanas tostadas
  • 150 g de chocolate negro sin azúcar (con un mínimo 50% de cacao)
  • Unas gotas de vainilla
  • 50 gr. de aceite de oliva suave (Capricho Navarra Empeltre o Arbequina)
  • 100 gr. de azúcar moreno

 

Lo primero que haremos será tostar las avellanas previamente peladas en el horno. Calentamos a 180º con aire o calor arriba y abajo y dejamos que se tuesten durante unos 12 minutos.

Cuando podamos tocarlas sin quemarnos, les quitamos la piel marrón que las envuelve y las trituramos en el vaso de la batidora con el aceite.

 

Mientras, vamos derritiendo el chocolate con la leche al baño maría o en el microondas a baja temperatura, la de congelación va bien. Una vez derretido lo echamos al vaso donde están las avellanas, añadimos el azúcar y la esencia de vainilla. Si no os gusta puedes prescindir de este ingrediente.

Por último, cuando los ingredientes se hayan mezclado de la forma más homogénea posible, ahí también puedes decidir el punto de triturado para obtener una crema más o menos lisa o con trocitos de avellana, la metes en la nevera y dejas que se enfríe durante unas dos horas, para que tome consistencia. Aunque templada también está riquísima.

Bueno, pues ahora sí que podemos preparar una rica merienda de crema de cacao con la seguridad de que los ingredientes so de lo más sano! A disfrutar!