Recetas

Mantecados con aceite de oliva

 

Dedicamos esta receta a todos aquellos amantes de los mantecados que quieren pero no deben comerlos por dieta, problemas de colesterol, etc. Si sustituimos la manteca por el aceite de oliva, habremos solucionado este problema y podremos comerlos con tranquilidad y por supuesto, como casi todo en esta vida, con moderación.

Aquí os pasamos esta receta sencilla y fácil para preparar unos mantecados caseros riquísimos:

-100 gr. almendras tostadas o fritas
-620 gr. harina de trigo normal
-220 gr. azúcar
-Canela en polvo
-Ralladura 2 limones
-Sal
-250 gr. aceite oliva virgen extra Capricho Navarro Arbequina
-Semillas de sésamo y azúcar glas espolvorear

Elaboración: 

Lo primero que vamos a hacer es picar las almendras. Si no disponemos de una picadora, un truco sencillo es utilizar el mortero y otro todavía más fácil y cómodo, sin tanto esfuerzo, es meter las almendras en una bolsa de plástico y pasar el rodillo hasta que queden troceadas, no migadas.

Después, mezclamos la harina, azúcar, canela, ralladura de limón y una pizca de sal en un bol, poniéndolo en forma de volcán.

En el centro del volcán, añadimos el aceite Capricho Navarro Arbequina, el más indicado por su sabor suave para los postres, y las almendras troceadas y vamos juntando los ingredientes poco a poco, hasta que queden integrados. Hecho esto, colocamos la masa en una superficie de trabajo y vamos trabajándola. Posteriormente, hay que dejar reposar esta masa en forma de bola, en el frigorífico, durante un par de horas, para que quede consistente y vaya tomando sabor.

Pasado este tiempo, precalentamos el horno a 180º. Sacamos la masa del frigorífico y la estiramos con un rodillo, dejando un grosor de unos 2cm. Ahora la cortamos con un corta pastas, con las formas que más nos gusten y las colocamos en la bandeja, sobre papel de horno.

Encima de los mantecados ponemos semillas de sésamo, ajonjolí o crocanti y horneamos durante unos 20 minutos.

Una vez horneados y fríos, espolvoreamos con azúcar glas. Y ya está! Ahora sí que vas a poder disfrutar con estos sanos y ricos mantecados caseros con aceite de oliva!