Recetas

Bocaditos de salmón marinado con aove y eneldo

El salmón es un rey indiscutible durante las fechas Navideñas. Además de fresco y sano, posee un delicioso sabor que gusta a todos.  También, resulta muy recomendable por su alto contenido en Omega 3, que contribuye a reducir los niveles de colesterol, y por su nivel proteico.

Estas son algunas de las razones por las que os proponemos esta receta de aperitivo para vuestras comidas o cenas navideñas y que, si nos esmeramos en la presentación puede quedar de lujo!

Además, se trata del tipo de recetas que podemos preparar con antelación y servir en el momento, para disfrutar con todos, sin tener que estar pendientes de la comida.

Para empezar, los ingredientes:

-800 gr. de salmón fresco

-60 gr., Azúcar

-160 gr., de Sal gorda

-Eneldo (a ser posible fresco)

-Aceite de oliva virgen extra Gran Selección Sandúa

En esta receta es importante que en la pescadería nos proporcionen un salmón muy fresco y de calidad, en estas fechas todas estos comercios disponen de pescado de calidad, así que no será difícil encontrarlo.

A la hora de seguir la receta, lo primero es retirar la espina del salmón, que sólo quede la carne, y dividirlo en dos partes. Cogemos un bol ancho y bajo, en el que quepa perfectamente la pieza de salmón y colocamos la primera parte con la piel hacia abajo y lo cubrimos con el azúcar y la sal que habremos mezclado previamente.  Por encima, ponemos ramitas de eneldo.

La otra parte del salmón la colocamos encima de la anterior, con la piel hacia arriba, de modo que el resultado quede como un bocadillo.

Ahora, se tapa con film doméstico y con un plato que se ajuste al bol. Sobre el plato colocamos un peso. Basta con una cazuela o la olla llena de agua, para que ejerza presión.

Después, se mete en la nevera, durante 12 horas, sin olvidarnos de darle la vuelta al menos dos veces en este tiempo.

Pasadas las horas de marinado, limpiamos con agua el salmón para eliminar los restos de sal y azúcar y secamos suavemente con un paño de cocina limpio. Ahora, colocamos las piezas de una en una, sobre una tabla de madera, con la piel hacia abajo. Con un cuchillo largo y muy bien afilado, vamos cortando filetes pequeños y finos.  

Rociamos las rodajas, puestas en un plato, con aceite de oliva virgen extra Gran Selección Sandúa. Se trata de un coupage de aceitunas de primera calidad que completará y realzará el sabor del salmón.

Cuando ya tengamos todo el salmón en rodajas, llega el momento de lucirse con la presentación.

Nuestra idea es coger un buen pan de centeno, integral o el que más nos guste y cortarlo, con ayuda de un cortador de pastas por ejemplo, en forma de corazones. Untamos el pan con mantequilla y encima colocamos las rodajas de salmón de una en una o varias, según el tamaño.

Hecho esto, decoramos con eneldo y ya tenemos nuestro aperitivo navideño para triunfar en la mesa!