Recetas

Jamón asado con verduritas

 

Una alternativa de cocina sabrosa y de fácil preparación para estas Navidades es el jamón asado.

Salimos del típico cordero o gorrín y variamos con una receta fácil y limpia. Algunas de las recomendaciones que tenéis que tener en cuenta para que salga en su punto, sobre todo si es una pieza grande,  es la temperatura y tiempo de cocción; además de la maceración.

En general, en todos los asados de carne, es preferible siempre optar por la cocción a baja temperatura. Impide que la carne se seque, uno de los mayores desaciertos de los asados, y además ayuda a que la carne se vaya cociendo en su propio jugo y tomando el sabor de las especias que le hemos añadido.

También es importante que a una carne de este tipo, le demos el suficiente tiempo de maceración en especias, para que vaya absorbiendo todos estos sabores.

Así que, recuerda, con esta receta no tendrás complicaciones, ni dejarás hecha unos ‘zorros’ tu cocina, pero requiere de tiempo, así que sed previsores.

Ingredientes

  • 1 pieza jamón de cerdo de 1 kg, según los comensales.
  • 1 cebolla grande
  • 2 zanahorias
  • 2 o tres patatas pequeñas enteras
  • 4 dientes ajo
  • 1 vaso vino blanco o tinto, el que más os guste
  • 1/2 vaso coñac
  • 1/2 vaso aceite de oliva virgen extra Gran Selección Sandúa
  • 1/2 vaso agua
  • 1 cucharada tomillo
  • 1 cucharada romero
  • 2 cucharadas pimentón dulce en polvo
  • 2 hojas laurel
  • 2 guindillas
  • 2 cucharadas sal gorda
  • 2 cucharaditas pimienta negra molida

Lo primero que vamos a hacer es preparar en un mortero la salsa de maceración de la carne. Colocamos el ajo cortado y lo machacamos con la sal, dos cucharadas de aceite de oliva virgen extra Sandúa Gran Selección, dos de vino, tomillo, romero, pimentón y la pimienta.

Untamos la pieza de carne con esta salsa y con el resto de líquidos y lo dejamos macerar en una fuente durante unas 12 horas, dándole una vez la vuelta, para que todo el jamón se quede bien impregnado.

Una vez pasado el tiempo de maceración, precalentamos el horno. Después ponemos la carne en una fuente, en la que habremos depositado  la cebolla y las zanahorias cortadas en trozos gruesos y las patatas pequeñas enteras, y la metemos en el horno.

Como os hemos dicho, es preferible una cocción lenta y a baja temperatura que otra rápida que resecará la carne. Tenedlo muy en cuenta.

Nuestra recomendación, es poner la temperatura a unos 100-120º durante unas dos horas, algo más si la pieza de carne es muy grande.

A mitad del tiempo de cocción, dar la vuelta a la carne, para que quede bien hecha por todas partes. Y, para que la piel quede crujiente, los últimos 15-20 minutos, ponemos la pieza al grill, por un lado y luego por el otro.

Esta carne tiene que estar bien hecha, al ser de cerdo. Así que, antes de sacarla del horno, asegúrate con un cuchillo, que el líquido que salga al cortar sea claro, no rosa, que significa que todavía está cruda por dentro.

Para servir, acompaña el jamón de la salsa y las verduras, tal cual salen del horno, o bien tritúralas para hacer una salsa. De las dos maneras está riquísimo.

Puedes trinchar la carne en la mesa o bien cortarla en lonchas, una vez que esté templada, para que no se desmigaje.